Noticias Corporativas

Un manejo efectivo de la información puede contribuir a una asistencia humanitaria más sólida y eficiente

En el marco del curso “El papel de los profesionales en los medios de comunicación en respuesta humanitaria ante las situaciones de crisis, emergencias y desastres”

  • Más de 98 millones de personas en todo el mundo están actualmente afectadas por emergencias humanitarias derivadas de desastres naturales y conflictos armados
  • Los medios de comunicación pueden actuar como aliados para facilitar la coordinación de la ayuda internacional en las situaciones de crisis, transmitiendo mensajes de educación sanitaria y medidas preventivas hacia la población
  • Especialistas en Salud Pública y acción humanitaria, periodistas, portavoces de ONGs, médicos de Urgencias y profesores universitarios se dan cita en este curso en el marco de la Cátedra Extraordinaria MSD-UIMP Salud

Santander, 6 de julio de 2017 – En los últimos años, los centros de investigación de desastres han detectado un aumento de las catástrofes en todo el mundo, tanto en frecuencia como en intensidad, destacando particularmente aquellas relacionados con emergencias complejas y con los desastres hidro-climatológicos.

Ello implica que más de 98 millones de personas de 36 países diferentes de todo el planeta se ven actualmente afectadas por estas emergencias naturales y conflictos armados1 , precisando de ayuda humanitaria.

En esta situación ha puesto el foco el curso “El papel de los profesionales en los medios de comunicación en respuesta humanitaria ante las situaciones de crisis, emergencias y desastres”, con la dirección de Indagando Televisión, celebrado como parte del programa de la Cátedra Extraordinaria MSD-UIMP Salud, Crecimiento y Sostenibilidad, iniciativa de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la compañía biofarmacéutica MSD.

Quiénes actúan en una catástrofe y cómo se coordinan; cuáles son las fuentes oficiales de información y cómo acudir a ellas; la epidemiología de los desastres como fuente de información para los periodistas, el equipo básico del periodista de emergencia, las redes sociales en las emergencias, aspectos éticos y deontológicos de la información de emergencias, cómo se previene y se controla la propagación internacional de enfermedades o por qué unas enfermedades son noticia diaria y otras no aparecen en los medios de comunicación, son algunos de los temas que se abordarán en este foro.

Durante dos días, reconocidos expertos representantes de –entre otras instituciones- el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, London School of Hygiene & Tropical Medicine, Organización Mundial de la Salud, Cruz Roja, la Universidad de Deusto, RNE, TVE o Telecinco- analizarán y actualizarán todas estas cuestiones. En definitiva, un panel multidisciplinar de ponentes expertos en salud pública y acción humanitaria, medicina de urgencias, gestión sanitaria, especialistas en seguridad y prevención de conflictos, periodistas y profesores universitarios.

“Los medios de comunicación tienen un papel clave en las situaciones de crisis, emergencias y desastres que va más allá de la simple narración de los hechos. Cuando acuden a un desastre encuentran una población vulnerable que lucha por las necesidades básicas. Los periodistas se convierten en la principal fuente de información que puede proporcionar una mejor comprensión de lo que está sucediendo y concienciar para prevenir futuras crisis”, ha indicado Graziella Almendral, directora del curso y directora de Indagando TV. Por ello, uno de los principales objetivos del curso es, precisamente, “formar para poder informar entendiendo cómo funciona la respuesta. El curso, en definitiva, proporciona a los periodistas herramientas para que puedan hacer, en situaciones muchas veces de urgencia y tensión, el mejor trabajo posible”, ha asegurado.

Por su parte, Ignacio González, director de Servicios Universitarios de la UIMP, ha destacado la importancia de unir dos elementos “clave” en situaciones de catástrofe: “El periodismo es capaz de sensibilizar a la población y las empresas farmacéuticas consiguen mejorar la vida de los afectados de forma directa”, ha concluido.

A su vez, el director médico de MSD en España, Joaquín Mateos, ha resaltado que “cursos como este permiten reflexionar sobre la importancia de la información rigurosa en un ámbito tan sensible como las crisis humanitarias, porque a través de la información de rigor se puede colaborar para ofrecer mejores ayudas ante estos problemas, mediante mensajes de educación y medidas de prevención, facilitando las indicaciones de las autoridades responsables, o sensibilizando a la población”. Joaquín Mateos ha añadido que “en MSD tenemos un gran compromiso con la salud y en especial con la reacción antes las emergencias, como demuestra nuestro programa de largo alcance “MSD Medical Outreach Program”, a través del cual canalizamos donaciones de productos farmacéuticos y prestamos apoyo humanitario, incluyendo el envío de voluntarios de la Compañía cuando surgen situaciones de desastres y emergencias en todo el mundo; y también con la información médica de calidad, tanto para profesionales sanitarios como para el público general, como prueba nuestro Manual MSD, la guía para buscar información médica más consultada del mundo”.

Acción coordinada y continuada en todas las fases

Como han explicado los expertos, ante las emergencias y desastres humanitarios, es importante la “coordinación de los diferentes agentes implicados para conseguir unos resultados óptimos”, según ha afirmado el doctor Pedro Arcos, ponente del curso y director de la Unidad de Investigación en Emergencia y Desastre UIED, del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo.

En este sentido, y como ha afirmado la doctora Carmen Limiñana, experta en emergencias y desastres y ponente del curso, “para conseguir un menor impacto en salud y reducir riesgos es importante seguir las directrices que recomiendan los organismos internacionales no solo en el momento de la crisis mediante criterios de actuación, sino también de forma preventiva, como en la construcción de diques, preparación de equipos de emergencia y hospitales, realización de simulacros, educación de la comunidad, etc.”.

De hecho, resulta esencial no centrarse únicamente en el momento de la fase crítica de la crisis, sino abordar todo el proceso en el que se actúa –antes, durante y después. En ello ha insistido el Dr. Arcos, pues ha reclamado que “todavía llama la atención que algunos medios siguen dando una cobertura informativa centrada exclusivamente en la fase aguda de respuesta a la emergencia, cuando muchos de los verdaderos problemas de un desastre vendrán después de esa fase aguda”, por lo que, ha añadido “debemos fomentar y dar a conocer que una crisis o desastre no implica solo el momento que trasciende en los medios o que más cobertura mediática tiene, sino que hay mucho más detrás”.

En este aspecto también ha incidido el doctor Daniel López Acuña, ex Asesor a la Dirección de la OMS y ex Director de Políticas y Estrategias de Gestión de Recursos de Acción Sanitaria en las Crisis, y ponente del curso, quien ha explicado que “hay muchas crisis que no reciben atención, ni humanitaria ni mediática. Aunque muchas veces el gran detonador está en las muertes que se producen, no hay que olvidar su impacto en términos de desplazamientos, falta de suministros y alimentos, salud o educación, entre otros”.

Información rigurosa, asistencia más eficiente

Los medios de comunicación son un actor más dentro del sistema internacional humanitario, jugando un rol esencial tanto para sensibilizar a los donantes y conseguir fondos de manera sostenible en el tiempo, como para colaborar con el resto de actores en denunciar situaciones que afecten a la dignidad y derechos de los afectados.

Por otra parte, “el periodismo de crisis debe hacer seguimiento de todo tipo de desastres, y no solo de los de alta letalidad”. Además, “los periodistas deben saber identificar aquellas crisis en las que las necesidades a cubrir son consecuencia directa del subdesarrollo crónico de un país; la solución en estos casos va más allá de la ayuda humanitaria”, ha comentado Daniel López Acuña.

“Un manejo efectivo de la información puede contribuir a una asistencia humanitaria más sólida y eficiente, ya que los medios son una vía para transmitir mensajes de educación sanitaria y medidas preventivas hacia la población. Por ello, los periodistas deben contar con una formación que les permita entender el fenómeno, sus causas y los efectos de los diferentes tipos de abordaje, entendiendo además el componente político, la visibilidad de respuesta y los efectos negativos que provoca”. Así lo ha asegurado la Dra. Limiñana, que ha incidido en que “es importante que los profesionales de la comunicación conozcan el contexto en el que se desenvuelven los desastres, cómo actúan los agentes humanitarios y cómo se coordinan, para permitirles desechar los mitos en este sentido y aproximarse a la realidad, ya que tienen la gran oportunidad de sensibilizar a la población general sobre problemas reales que sufren ciertos sectores de la población y las iniciativas que existen para mejorarlos; y así fomentar la esperanza de que un mundo mejor es posible”.

Cátedra Extraordinaria de Salud, Crecimiento y Sostenibilidad

Cátedra Extraordinaria de Salud, Crecimiento y Sostenibilidad creada por MSD y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Una iniciativa que nació hace tres años como foro de debate sobre los grandes retos del sector sanitario, contribuyendo así al desarrollo del sistema de manera sostenible. En este tiempo dentro de la Cátedra se han organizado más de 50 eventos, que incluyen encuentros, jornadas, cursos, documentos, think tanks…, con la asistencia de más de 2.000 profesionales sanitarios y la intervención de casi 200 expertos.

Sobre UIMP

La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), fundada como Universidad de Verano de Santander el 23 de agosto de 1932, es un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Su Estatuto la define como un centro universitario de alta cultura, investigación y especialización en el que convergen actividades de distintos grados y especialidades universitarias. Con once sedes en distintos puntos de España, tiene por misión difundir la cultura y la ciencia, fomentar las relaciones de intercambio e información científica y cultural de interés internacional e interregional y el desarrollo de actividades de alta investigación y especialización. A tal fin organiza y desarrolla enseñanzas de Tercer Ciclo que acredita con los correspondientes títulos oficiales de Doctor y otros títulos y diplomas de postgrado. Dentro su tradicional actividad estival en Santander, la UIMP celebrará en 2017 más de 170 cursos.

Acerca de MSD

Desde hace más de un siglo, MSD, una compañía biofarmacéutica líder mundial, inventa para la vida, proporcionando medicamentos y vacunas para resolver las enfermedades que suponen un mayor desafío a nivel mundial. MSD es una marca de Merck & Co., Inc., con sede central en Kenilworth, (Nueva Jersey, Estados Unidos). Mediante nuestros medicamentos, vacunas, terapias biológicas y productos veterinarios, trabajamos con nuestros clientes operando en más de 140 países para ofrecer soluciones innovadoras de salud. También demostramos nuestro compromiso para incrementar el acceso a los servicios de salud a través de políticas de gran alcance, programas y colaboraciones. En la actualidad, MSD está a la vanguardia de la investigación para avanzar en la prevención y el tratamiento de las enfermedades que amenazan a las personas y a las comunidades en todo el mundo - incluyendo cáncer, enfermedades cardiometabólicas, enfermedades animales emergentes, la enfermedad de Alzheimer y enfermedades infecciosas como el VIH y Ébola. Para obtener más información visite www.msd.es y nuestra cuenta en Twitter @msd_es

REFERENCIAS:

1 Humanitarian Funding - United Nations Coordinated Appeals (marzo 2017). Consultado 29 junio 2017. http://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/Humanitarian%20Funding%20Update_GHO_31MAR2017_0.pdf